Iglesia San Francisco de Valdivia

 

 

Fundada en el siglo XVIII en la ciudad de Valdivia, Región de los Lagos, la Iglesia Rectorial San Francisco es uno de los templos más antiguos del país. En el año 2007 el Gobierno de Chile lo declara como Monumento Histórico Nacional junto al Convento de San Francisco que está a su lado.

 

Sus inicios se remontan al 08 de diciembre de 1786, cuando la orden franciscana puso la primera piedra de la futura iglesia en un nuevo emplazamiento, entre calle Yerbas Buenas y la actual Pérez Rosales. Luego de haber sufrido varios incendios en el pasado, fue restaurada en 1977 y posteriormente en agosto del 2013 volvió a tener un incidente que afectó directamente al vitral de San Francisco de Asís, el que fue reparado gracias a los aportes de la comunidad valdiviana.

 

La Congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús – Dehonianos Chile, recibió en el año 2015 la administración de la Iglesia San Francisco, marcando con esto el comienzo de su presencia en la XIV región.

Historia del Vitral de San Francisco

 

 

La Iglesia de San Francisco es una antigua iglesia católica, ubicada en la ciudad de Valdivia, en la Región de Los Ríos, Chile. Fundada en el siglo XVI por el obispado de La Imperial, su construcción marcó el inicio de la colonización eclesiástica en el sur del país. El templo fue restaurado completamente en 1977, siendo considerado desde 2007, junto con el Convento de San Francisco adjunto, como monumento nacional en la categoría de Monumento Histórico.

 

En 1848, con Chile ya independizado de España y en medio de los gobiernos de la República Conservadora, llegó al país la Congregación de los Capuchinos, perteneciente a la Primera Orden de San Francisco, quienes se instalaron en Valdivia para dirigir las misiones mapuches asentadas desde el sur del río Cautín hasta las cercanías del río Llanquihue.

 

El 27 de diciembre de 1928, un incendió afectó seriamente a la Iglesia, falleciendo dos monjes capuchinos y quedando destruida una parte importante del que unos años más tarde sería el Convento de San Francisco.

 

Después del incendio, se designó al arquitecto Pablo Bernner a cargo de la primera reconstrucción de la iglesia. Se eligieron materiales menos inflamables, por lo que en vez de madera se optó por cemento. Y Bernner contactó a la prestigiosa Casa Franz Meyer de Alemania -con más de 165 años de experiencia en las artes del vitral y el mosaico- para la elaboración de los vitrales de la iglesia. Los dos principales del altar tendrían imágenes pintadas con la difícil técnica de la grisalla (pintura en el vidrio), uno con la figura de Francisco de Asís y otro con la de Isabel de Hungría; ambos fueron colocados a los costados del altar. Ambas vidrieras constituyen de lo más destacado que tenemos en vitrales en Chile y tienen un importante valor histórico.

La casa Mayer ha realizado importantes obras en Chile y en toda Latinoamérica. Son del Taller Mayer, entre otros, los vitrales de la Basílica del Salvador, el Palacio de Justicia, la Iglesia San Lázaro, la Capilla San Pedro de Alcántara, la Iglesia Santísimo Sacramento.

 

Como resultado de las misiones de fines del siglo pasado, a mediados del siglo XX, las instalaciones de la iglesia de Valdivia se convirtieron en el Convento de San Francisco, habilitándose para recibir de manera permanente a los noviciados procedentes de la Araucanía.

 

El 12 de agosto de 2013 un incendio destruyó parte de las dependencias de la Iglesia y el Convento, quedando dañadas zonas del altar, y produciendo la pérdida total del vitral que representaba la figura de San Francisco. El incendio también dañó un galpón situado junto al templo, que servía todos los domingos de comedor y albergue para unas cuarenta personas en situación de calle. A partir del día siguiente miembros de la comunidad valdiviana comenzaron a organizarse para reunir fondos y ayudar a restaurar las instalaciones.

 

El Obispado de Valdivia con la colaboración estrecha de Ana Acuña del Centro Cultural El Austral -una valdiviana muy querida y cuyo fallecimiento reciente marcó tristemente a la comunidad -hacen las gestiones y consiguen una importante donación de un empresario valdiviano y de la congregación de los Capuchinos de Baviera en Alemania, para la reconstrucción completa del vitral en mismo taller Mayer que le dio luz por allá por el año 1929. Para sorpresa de todos, el taller poseía todavía los planos originales guardados en sendos archivos de sus dependencias en Munich.

 

En enero de 2015 el vitral fue terminado en los talleres de Munich para ser instalado más de un año después en la Iglesia, específicamente el 20 de septiembre de 2016, el templo que lo vio nacer.

Línea de tiempo: la Iglesia desde sus inicios 1560-2006

 

 

1560

Ocho años después de la fundación de Valdivia, llegan a la ciudad la primeros Franciscanos, pertenecientes a los Franciscanos de la observancia o llamada también Orden de los Frailes Menores “ORDO FRATRUM MINORUM”, miembros de la Provincia Franciscana de la Santísima Trinidad de Santiago (Chile), dirigidos por Fray Martín de Robleda fundador de la Orden en Chile. Instalan un Convento en las inmediaciones de la actual casa de Extensión de la UACh en Calle Yungay titulándola “Nuestra Señora de los Remedios de la Providencia de la Santísima Trinidad”, la tercera más antigua de la orden en Chile. Estos frailes realizan una importante evangelización de los naturales de la zona.

 

Los Frailes de la Orden de los Frailes Menores, usaban hábitos de color gris o ceniza, por lo que los mapuches los llamaban “Pucari patiru” (Padres Grises). Este color se mantuvo hasta fines del Siglo XVIII, cuando pasa a color Azul indigo.

 

1575

El 16 de Diciembre un gran Terremoto asola la ciudad, destruyendo la iglesia que posteriormente es reconstruida. Además se construye un Claustro con cementerio en calle Pérez Rosales con Lautaro, que poseía frente ella una plaza llamada de San Francisco.

 

1599

El 24 de Noviembre la ciudad es completamente destruida por los indígenas, logrando los frailes franciscanos escapar en barco, ya que su iglesia estaba cerca del río. La ciudad es abandonada definitivamente en 1604.

 

1645

Durante la refundación de Valdivia y la fortificación de la Bahía de Corral, regresan los Frailes de la Provincia Franciscana de la Santísima Trinidad de Santiago (Chile). Construyen en la isla de Mancera, dentro del Castillo San Pedro de Alcántara, un nuevo convento llamado “San Antonio de Papua de la Providencia de la Santísima Trinidad”. Sus miembros estuvieron a cargo las capellanías de los fuertes de la zona entre 1733 y 1804.

1714 – Por Real Orden, la función misional en Chile es entregada exclusivamente a la Orden Jesuita, por lo que los franciscanos se dedicaron al ministerio pastoral entre los indígenas ya sometidos. Los Jesuitas ya estaban a cargo de las misiones de Valdivia desde 1645, lo cual se mantiene hasta 1767, momento en que son expulsados de Chile.

 

1718

Por muchos años los franciscanos de Mancera intentan regresar el convento a su antiguo sitio en Valdivia, pero el proyecto es abandonado definitivamente en 1718. El nuevo convento iba a tener por nombre “Nuestro San Francisco de la Providencia de la Santísima Trinidad”, del cual quedaron solo sus muros a medio construir.

 

1769

Luego de la expulsión de los Jesuitas en 1767, su misión en Valdivia y Mariquina son entregadas el 21 de febrero de 1769 a los franciscanos de la Orden de los Frailes Menores del colegio apostólico de Propaganda Fide de San Ildefonso de la ciudad de Chillán.

 

La misión en Valdivia recibida por los franciscanos, se encontraba dentro de los muros de un cuartel junto al río en la calle de la Compañía, actual Yerbas Buenas. Al poco tiempo es destruida por un incendio, por lo que es traslada a su actual lugar a dos cuadras de la anterior, terreno donado por Doña Aurelia de Eslava y Lope.

 

La administración de las misiones de la jurisdicción de Valdivia, están a cargo de un Presidente con sede en la ciudad. Asumiendo los frailes las misiones de Valdivia y Mariquina, y con los años fundan las misiones de Toltén Bajo, Dongel, Arique, Niebla, Quinchilca, Pelchuquín, Río Bueno, Dagllipulli, Cudico, Quilacahuín, Coyunco (Coinco), Pilmaiquén y San Juan de la Costa.

 

1774

Los franciscanos de Mancera comienza la construcción de una nueva iglesia de San Antonio (la anterior fue destruida en un incendio), que fue una de las mejores dotadas del sur de Chile, sus ruinas subsisten hasta el día de hoy.

 

1786

Terremoto en Valdivia, dañándose la iglesia. Por lo que el 8 de diciembre de este año se coloca la primera piedra de una nueva Iglesia de San Francisco nuevamente en la actual calle Yerbas Buenas, pero que ahora cerraba la calle Pérez Rosales (llamada desde ese momento calle de San Francisco). Este nuevo templo fue construido con lajas e inspirado en la Iglesia del colegio de Propaganda Fide en Chillan.

 

1792

El 22 de Junio de éste año la Misión de San Francisco en Valdivia, es elevada a Hospicio Real y el Presidente de las Misiones de Valdivia a Prefecto. Con esta medida el territorio misional de Valdivia queda exento de la responsabilidad inmediata del Obispo de Concepción.

 

1803

Se construye un nuevo claustro junto a la Iglesia de San Francisco en Valdivia, posiblemente proyectado por el ingeniero Manuel Olaguer Feliú.

 

1803-1804

Se extingue la orden francisca de Mancera, cerrándose su convento y pasando sus edificios junto con sus capellanías al clero diocesano de Corral.

 

1817

Producto de la Independencia de Chile el Colegio de Propaganda Fide de Chillán es cerrado y abandonado, dejando las jurisdicciones de Valdivia y Chiloé por su cuenta, pues dichos territorios aun se encontraban en manos realistas.

1820, 4 y 5 de Febrero – Durante la Toma de Valdivia, Lord Cochrane requisa el alhajamiento de la Iglesia de San Antonio en Mancera y ordena a sus soldados a “sorprender y desbastar todas las casas misionales - Sostén de la Tiranía-“. Con esto, la gran mayoría de los franciscanos del Colegio de Propaganda Fide en la región son apresados y expulsados de Valdivia y finalmente de Chile por seguir leales al Rey de España.

 

1820-1837

El gobierno de Chile envía franciscanos de Santiago y de otras congregaciones para ocuparse de las misiones de Valdivia.

 

1826

Hubieron algunos franciscanos provenientes del Colegio de Chillán que dejaron de lado su posición realista, y que fueron incorporados a la Provincia Franciscana de Santiago, adoptando el hábito azul de estos. Ante esto en 1826, el Gobernador de Valdivia, Cosme Pérez de Arce, solicita el regreso de los frailes Manuel Unzurrunzaga, Martín Fernández, José Martín Gil, Juan Guridi, Antonio Hernández para restaurar las misiones de la Zona.

 

1837

El 7 de Noviembre de este año un gran terremoto asola la ciudad destruyendo el Hospicio de San Francisco en Valdivia y la Misión de San José.

 

Fue muy difícil la reapertura del Colegio de Propaganda Fide de Chillan tras la Independencia, ya que muchos de los frailes habían regresado a España y este país ya no enviaba más misioneros. Recién en 1832 el Gobierno autoriza se reapertura, y en 1835 el Presidente Prieto envía a Italia a Fray Zenón Badía Alsina, para solicitar directamente a la Congregación de Propaganda Fide en Roma franciscanos para el Colegio de Chillan y las misiones del sur. Se logran traer a 24 franciscanos de Italia, que llegan a Chile en 1837.

 

1838

En mayo de este año es repuesto el Convento e Iglesia en Valdivia, de la mano de los Frailes Rómulo Poggi, Querubín Brancadori y Lorenzo Remo. Con los años se agrega una escuela primaria para niños indígenas.

 

1848-1849

Llegan como relevo los primeros Capuchinos Italianos exclusivos para Valdivia, que usaban hábitos azules al igual que los franciscanos anteriores. Entre los primeros Frailes Capuchinos en llegar se cuentan a Lorenzo de Verona, Constancio de Trisobio, Feliciano de Estrevi, Pablo de Royo, Francisco de Safari, Adeodato de Bolonia, Amado de Bra, Romualdo de Ciudad Nueva, Tadeo de Pfatter, Constantino de Voire, y Constantino de Pouzon.

 

1861

El 24 de Noviembre de este año se coloca la primera piedra de la nueva Iglesia de San Francisco en Valdivia de la mano de los Capuchinos. Se concluye en 1866.

 

1896

Los capuchinos Italianos son relevados por la Orden Capuchina de Baviera, que asume todas las misiones de la Provincia, restaurando y hermoseando la iglesia en Valdivia. Entre los primeros Frailes Capuchinos en llegar desde Alemania se cuentan a Anselmo Cumin, Félix de Augusta, Tadeo de Wisent, y Sérvulo de Gottmannshofen.

 

1901

Se crea la Prefectura Apostólica de la Araucanía a cargo de los Capuchinos de Baviera con sede en Valdivia. Su primer Prefecto fue Fray Bucardo de Röttingen.

 

1922

La Prefectura apostólica de la Araucanía es trasladada a San José de la Mariquina, y en 1944 siendo ya Vicariato es trasladada finalmente a Villarrica.

1928 – La Prefectura apostólica de la Araucanía es elevada a Vicariato Apostólico, siendo su primer Vicario Fray Guido de Beck de Ramberga, el cual continúo residiendo por muchos años en Valdivia y no en San José que era la sede real.

 

1928

El 27 de Diciembre de este año la iglesia, convento y escuela en Valdivia son completamente destruidas por un incendio, falleciendo en las llamas Fray Albuino de Senden y por las quemaduras Fray Eucario de Wörth. La escuela se enfocaba a instruir a niños pobres de origen mapuche.

 

1929

En Junio de este año se comienza la construcción de la Iglesia y Convento actual de la mano del arquitecto Pablo Brenner, que se construye al lado de las ruinas de la antigua, permitiendo así la prolongación hacia el sur de la calle Pérez Rosales.

 

1930

El 28 de Diciembre de este año es consagrado el nuevo templo en Valdivia por el Vicario apostólico de la Araucanía y a las ves Administrador de la Gobernación Apostólica de Valdivia Monseñor Guido Beck. El convento es la casa central de los Misioneros Capuchinos de la Araucanía donde vive el Superior regular de los Misioneros Capuchinos que trabajan en el Vicariato Apostólico de la Araucanía.

 

1962

El 8 de Julio de este año, el Superior Regular de los Capuchinos, Padre Remigio Schneider, traslada en forma definitiva su sede a San José de la Mariquina. Con esto termina el asiento del Superiorato en el Convento de San Francisco en Valdivia. El traslado, fue por orden del Padre Superior General pues consideró conveniente de que el asiento del Superior Regular de los Capuchinos debía estar dentro de la jurisdicción del Vicariato de la Araucanía, donde ejercen su apostolado los Frailes Capuchinos.

 

2006

En Julio de este año se retira el último fraile capuchino de Valdivia, Padre Elmar Boos, pasando los edificios a la diócesis de Valdivia.